Recomendaciones de interés educativo, social y sanitario

RECOMENDACIONES DE INTERÉS

 EDUCATIVO, SOCIAL Y SANITARIO

En el marco de la actual situación que atraviesa el mundo debido a los efectos de la pandemia  Covid 19, el Centro de Investigación, Desarrollo, Extensión y Servicios Padre Francisco Oreglia “CIPFO” de la Facultad Don Bosco de Enología y Ciencias de la Alimentación de la Universidad Católica de Cuyo, implementó una serie de publicaciones con el objeto de fortalecer las cadenas de información y concientización que ayuden al desarrollo de las actividades, en pos de la salud de las personas.  

Presentamos una serie de recomendaciones nutricionales y alimentarias que puedes integrar dentro de tus hábitos diarios.

Recomendaciones Nutricionales 1

 

¿En dónde encontramos estos nutrientes?

 

Zinc: Germen de trigo. Carne, pescado. Huevos y lácteos. Leguminosas, frutos secos  como las nueces.

Cobre: en mariscos, los granos enteros, las legumbres, las nueces, las papas  y las vísceras (riñones, hígado) al igual que las verduras de hoja oscura, las frutas deshidratadas como ciruelas, el cacao, la pimienta negra y la levadura.

Hierro: Mariscos de concha: almejas, ostras, mejillones y berberechos. Carnes e hígado. Frutos secos: nueces, anacardos, avellanas, almendras tostadas, pistachos. Sésamo, semillas de calabaza y quinua. Verduras de hoja verde: espinacas, berros, acelgas.

Selenio: Carne (rojas) y pescado, hortalizas y alimentos vegetales. Mariscos, huevos, pollo e hígado, atún en lata. Ajo, champiñón. Granos, cereales integrales, levadura de la cerveza y germen de trigo.

Vitamina A: manteca, leche, queso, huevos. Vegetales verdes y coloreados: zanahorias, brócoli, espinaca, col, durazno, melón, mango, calabaza.

Vitamina B12: en alimentos de origen animal: Huevos. Carne. Pollo. Marisco. Leche y sus derivados lácteos.

Vitamina B6: Carne vacuna, hígado, cerdo, aves, cordero. Mariscos. Hígado de pescado. Yema de huevo. Lácteos. Cereales integrales y sus derivados, leguminosas, germen de trigo, levadura de cerveza.

Vitamina C: Cítricos y sus jugos, naranja, limón, pomelo. Frutilla, melón, tomate.

Vegetales foliáceos (de hoja verde), brócoli, espárrago, col, pimiento. Papa.

Vitamina D: Aceite de hígado de bacalao y conservas de pescado (atún en lata).Manteca, margarina. Hígado. Huevos (sobre todo la yema).Queso. Leche de vaca o de soja enriquecida. Pescados grasos (salmón, sardinas, caballa). Recordar tomar 15 minutos por día sol, sin protector solar, en las horas permitidas.

 

Folatos: son las verduras de hojas verdes, las legumbres (frijoles, habichuelas, alubias, judías), algunas frutas y las verduras. Las pastas y los granos que son fortificados son una buena fuente de ácido fólico.

 

El consumo de determinados alimentos o seguir una dieta determinada no puede prevenir ni disminuir el riesgo de contagio en personas sanas de Covid, pero si reforzar el sistema inmunitario y así  ayudar o disminuir el riesgo de infecciones en general.

WhatsApp Image 2020 10 14 at 20.10.44

Algunos nutrientes como el cobre, zinc, hierro, selenio, vitamina A, vitamina B12, vitamina B6, vitamina C, vitamina D y folatos, contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmunitario.

Recomendaciones alimentarias

ü  Cuidado con las raciones. No repetir porciones.

ü  Mantenerse activo es fundamental. Se recomienda practicar al día 1 hora de ejercicio físico. Además, puedes hacerlo en familia de una forma divertida

ü  El tipo de cocinado también es fundamental. Utilizar cocinados a la plancha, vapor, hervido y horno en vez de fritos.

ü  Mantener una buena hidratación. La recomendación de ingesta de líquidos es primordial y se debe garantizar el consumo de agua a demanda (según la sensación de sed) o incluso sin dicha sensación, especialmente en persona mayores, garantizando al menos 1,8 litros de líquido al día, prefiriendo siempre el agua como fuente de hidratación.

ü  Consumir al menos 5 raciones entre frutas y hortalizas al día. Garantizar un consumo de al menos 3 raciones de frutas al día y 2 de hortalizas.

ü  Elegir el consumo de productos integrales y legumbres. Se recomienda elegir cereales integrales procedentes de grano entero (pan integral, pasta integral, arroz integral), y legumbres guisadas o estofadas, tratando de cocinar estos alimentos con verduras.

ü  Elegir productos lácteos (leche y yogur) preferentemente bajos en grasa.

ü  Consumo moderado de otros alimentos de origen animal. El consumo de carnes (3-4 veces a la semana, pero máximo 1 vez a la semana carne roja, pescados (2-3 veces a la semana), huevos (3-4 veces a la semana), y quesos debe realizarse en el marco de una alimentación saludable, eligiendo de forma preferente carne de ave, y evitando el consumo de embutidos, fiambres y carnes grasas de cualquier animal.

ü  Elegir el consumo de frutos secos, semillas y aceite de oliva. Incorporar el aceite de oliva como ingrediente en aderezos. Los frutos secos (almendras, nueces, etc.)  y semillas (girasol, calabaza, etc) también son una excelente opción siempre que sea naturales o tostados evitando los frutos secos fritos, endulzados y salados.

ü  Evitar los alimentos precocinados y la comida rápida. El consumo de alimentos precocinados (croquetas, pizzas, lasañas, canelones, etc.) y la comida rápida (pizzas, hamburguesas, etc.) no están recomendados en general en una alimentación

 

ü  Planificar el menú. La planificación es uno de los grandes aliados sobre todo a la hora de hacer la compra, ya que se cae en la tentación de comprar alimentos que no se necesita. De esta manera se hará una compra inteligente, nutritiva y económica.

Especialista Lic. Celina Massad

Cátedra de Nutrición Humana FDB UCCuyo